OPERACIONES
SIMPLES

TURNOS
ONLINE
icono_alerta
Icono

Si sos Persona Jurídica, Responsable Inscripto o Monotributista, te invitamos a realizar el Censo Nacional Económico.

Cerrar

Conocé tu seguro

Guía práctica para una vida más tranquila


¿Qué es un seguro?
Los seguros son instrumentos de protección económica: a cambio de pagar periódicamente montos muy pequeños (la “prima” o precio del seguro), tenés derecho a recibir una suma de dinero, si ocurre una determinada situación que te perjudica a vos o a tu economía. Es decir, el seguro cubre el riesgo de que suceda algo no deseado.

Los seguros también se consideran una forma de ahorro, ya que te pueden evitar graves perjuicios. En caso de que se produzca esa situación no deseada (llamada técnicamente “siniestro” o “hecho asegurado”) el impacto económico para vos es mucho mayor si no tenés seguro: un incendio o una filtración de agua en el hogar, un accidente, el robo o la pérdida del celular, etc.
De forma muy resumida, en los seguros participan tres partes:
 
  • La compañía aseguradora, que entrega una compensación económica en caso de que se produzca la situación asegurada.
  • El tomador del seguro (cliente) es la persona que solicita el seguro, firma la póliza y paga el precio del seguro (la prima).
  • El beneficiario es la persona que recibe la compensación económica si se produce el hecho asegurado.

En general, el “tomador” y el “asegurado” son la misma persona: si se te rompe el celular, la compensación la recibís vos. 

Sin embargo, otras veces son personas distintas: si contratás un seguro de vida para que tu pareja quede protegida en caso de fallecimiento, vos sos la persona que “toma” el seguro, pero tu pareja es la beneficiaria. 

  • Los seguros de personas te brindan una compensación económica cuando se produce un hecho que afecta a la vida o a la salud. Acá se incluyen lo seguros de vida (cubren el riesgo de fallecimiento), los de incapacidad y los de accidentes personales, entre otros.
     
  • Los seguros patrimoniales compensan la pérdida que sufrís cuando algún bien se destruye, se rompe o es robado. Por ejemplo, los seguros de hogar cubren riesgos como incendio, robo de contenido o rotura de cristales. Los de celular y/o protección en vía pública cubren el robo del teléfono celular o de tus pertenencias. El seguro de hogar también te puede proteger de los perjuicios que les puedan ocurrir a otras personas en tu vivienda, en concepto de Responsabilidad Civil. 

Algunos seguros combinan la protección de las personas y la de sus bienes. Por ejemplo, el seguro de cajero no solo cubre el dinero robado, sino también una cobertura de fallecimiento accidental o invalidez total y permanente por accidente como consecuencia del asalto o su tentativa.

Tené en claro qué riesgos te interesa más proteger, según tus circunstancias personales y familiares, para elegir los seguros más adecuados para vos.

En Banco Macro te ofrecemos una variedad de alternativas de protección, diseñadas por las compañías aseguradoras con las que trabajamos. 

Para que te resulte más accesible, podés solicitar y contratar tu seguro en las sucursales de Banco Macro.

Algunos seguros los podés adquirir al mismo tiempo que recibís otro producto o servicio. Por ejemplo, al abrir una cuenta bancaria y recibir la tarjeta de débito te pueden ofrecer el seguro de cajero. Al recibir un préstamo hipotecario te pueden sugerir que protejas tu vivienda con un seguro de hogar.

La compañía aseguradora te pedirá cierta información sobre vos o el bien a cubrir. Por ejemplo, para contratar un seguro de vida podría preguntarte por tu situación médica. Para un seguro de hogar te pueden requerir que la vivienda cuente con ciertas medidas de seguridad. Es muy importante que la información que des al solicitar el seguro sea completa y correcta

Recordá la importancia que tiene el pago puntual de las primas. En caso de no abonar el precio del seguro, no tendrás protección si llegara a producirse el siniestro. 

Fijate en el alcance de las coberturas y las condiciones de los seguros que deseas contratar, para tener la certeza de que son los que necesitás.