OPERACIONES
SIMPLES

TURNOS
ONLINE
icono_alerta
Icono

Si sos Persona Jurídica, Responsable Inscripto o Monotributista, te invitamos a realizar el Censo Nacional Económico.

Cerrar
Icono

Tenés App Macro, tenés MODO: enviá dinero y pagá con MODO para aprovechar grandes beneficios.

Cerrar

Tus Finanzas Personales, más personales que nunca

Ahora, Banca Internet y App Macro te ayudan a organizar y controlar mejor tus gastos.

Más servicios para vos y tus finanzas

Esta nueva funcionalidad, disponible en nuestros canales digitales, te ayudará a ver, analizar y comparar tus ingresos y egresos.


Cuáles son sus principales ventajas
Analizá tus gastos

Podés analizar tus compras y gastos en indumentaria, salidas, educación y más, con cuadros y gráficos útiles.

Compará ingresos y egresos

Con el análisis de ingresos y egresos vas a poder comparar mes a mes tu situación financiera. 

Visualizá tu actividad diaria

Toda la información sobre tus transacciones diarias, cuánto gastaste, dónde y cuándo, mucho más clara y sencilla.
 

Categorizá tus consumos

Si querés asignarle una categoría especial a alguno de tus consumos, podés recategorizarlo según tu criterio.

Con tus Finanzas Personales organizadas es más fácil alcanzar tus metas

Cuando ingreses, verás el registro de gastos del último mes, el cual podrás filtrar por tiempo o tipo de producto. Por ejemplo, podés revisar los consumos de los últimos 12 meses de tu tarjeta de crédito.

  • Contás con la opción de personalizar la transacción y asignarle un nombre que te ayude a identificarla: si pagaste un café con medialunas, podés crear una subcategoría que se llame “Desayunos y meriendas” dentro de la categoría “Gastronomía”.
     
  • Para que lo identifiques fácilmente, incluso se puede añadir una etiqueta para buscarlo más rápido. También se puede suprimir de tu Análisis de gastos. 

Análisis de tu actividad diaria

Contarás con un listado detallado de transacciones diarias, organizadas por categoría. Te resultará útil cuando quieras o necesites ver cuánto gastaste un día.

Si te resulta útil, podés dividir una misma compra en dos categorías. Por ejemplo, cuando vayas al súper podés separar tus gastos de electrodomésticos para “Hogar” y los de comida para “Supermercado”:
Cómo generar por primera vez tu usuario y clave

 
  • Seguro
  • Rápido
  • Fácil

Desde tu celular o computadora, solo tenés que ingresar por la opción “¿No podés ingresar o sos nuevo?”, completar tu DNI y responder preguntas de seguridad.


¿Qué hacer si se bloquea tu clave o usuario, o los olvidaste?

Podés resolverlo de forma simple y rápida, ingresando por la opción “¿No podés ingresar o sos nuevo?” tanto en Banca Internet como en App Macro.

¿Querés conocer más sobre tus claves? Ingresá acá


Más sabés, mejor decidís

Consejos útiles para cuidar tus finanzas personales.

Tener un empleo no sólo significa ganar plata; también es posible que aparezcan en tu vida nuevos gastos que nunca antes tuviste que considerar.


La vida está para disfrutarla, pero ahora depende de vos sacar el mayor provecho de aquello que ganás con tu esfuerzo. Controlar tus gastos es más fácil de lo que pensás, con solo tres sencillas ideas clave:

CLAVE 1

Fijate lo que ingresa y lo que gastás llevando un presupuesto personal. Es una costumbre que ocupa poco tiempo y te evitará una molesta pregunta: "Pero ¿dónde se fue toda la plata que gané?".

CLAVE 2

Apartá todos los meses una pequeña cantidad de plata y ponéla en una cuenta de ahorro. Consideralo como un "gasto fijo", igual que el gas o la comida. Si te acostumbrás a no contar con ese dinero, no será un esfuerzo y juntarás el dinero necesario para tus proyectos con más facilidad de la que imaginás. 

CLAVE 3

Tener una cuenta bancaria puede darte acceso a posibilidades de financiamiento, como préstamos y tarjetas de crédito. Son instrumentos necesarios y a menudo imprescindibles, pero el truco está en usarlos con cabeza.

Para ahorrar tenés dos posibilidades: aumentar tus ingresos o reorganizar tus gastos. Como lo primero puede ser complicado, acá tenés algunas ideas para manejar tus gastos.

  • Los gastos fijos deben ser siempre el primer destino de tus ingresos. No pagar el alquiler, las expensas o las cuotas de los préstamos puede tener graves consecuencias. Sin embargo, a medida que tus deudas disminuyan pagarás menos intereses y cuotas, lo que aliviará bastante tu presupuesto.
     
  • Los gastos variables son necesarios para la vida, pero consumiendo (y pagando) de forma inteligente podés ahorrar mucho dinero. 
     
  • Los gastos optativos son los que podés manejar con más libertad. ¡Esto no significa que tenés que dejar de disfrutar de la vida! Al contrario, se trata de utilizar tu plata para las cosas que realmente te brindan satisfacción, evitando pequeños gastos que acaban sumando montos importantes y no aumentan demasiado tu bienestar.

Del colchón al banco.

La costumbre de guardar el dinero debajo del colchón es lo que se llama “ahorro informal”. Aunque puede parecer muy cómodo tener la plata a mano, es un sistema poco seguro. Además, hace más difícil el ahorro porque tenerlo tan cerca hace que lo veamos como “plata para gastar”.

¿Querés comprar algo que cuesta mucha plata? Tenés tres posibilidades:

  • Ahorro-inversión. Primero juntás la plata y después pagás al contado. No basta con guardar la plata sin más: hay que colocar los ahorros en alguna inversión que brinde rendimientos superiores al aumento esperado de los precios.

    Puede ser la mejor opción cuando se trata de productos o servicios de consumo. Por ejemplo, en general es mejor ahorrar para las vacaciones y pasarla bien con todo pago, en lugar de disfrutarlas ahora y pasar después dos años pagando.
     
  • Endeudamiento. Pedís un préstamo y comprás lo que querés ya mismo. A primera vista esto resulta mucho más tentador, pero tendrás que pasar los próximos años devolviendo el crédito recibido... más los intereses. En conjunto, pagarás por tu compra bastante más de lo que vale.

    Esta opción es aconsejable cuando se trata de comprar algo muy necesario o que puede servirnos para generar ingresos. Por ejemplo, pedir un crédito para mejorar el equipamiento de tu negocio y producir más y de mejor calidad.
     
  • Parte con ahorros y parte con endeudamiento. En muchos casos, la tercera opción es la más interesante desde el punto de vista financiero: ahorrás durante un tiempo y luego utilizás la plata que juntaste para reducir el monto del préstamo que tenés que pedir.

    De este modo no tenés que esperar tanto tiempo para disfrutar lo que querés, al tiempo que podés ahorrarte mucha plata en intereses.